viernes, 25 de mayo de 2012

Teorías de la pedagogía de la comunicación


  Aurelia Ma. Bravo Beltrán

Naco

Teorías de la pedagogía de la comunicación.



Aunque en la realidad existen muchas concepciones pedagógicas, Díaz Bordenave ha señalado que se las puede agrupar en tres modelos fundamentales. Claro está que estos tres modelos no se dan nunca químicamente puros en la realidad sino un tanto entremezclados y se encuentran presentes los tres en distintas proporciones en las diversas acciones educativas concretas. No obstante, es posible distinguir estos tres modelos básicos:


PRIMER MODELO: EDUCACIÓN QUE PONE ÉNFASIS EN LOS CONTENIDOS:
Modelo exógeno, donde el educando es considerado objeto.

Características: es un proceso exógeno, corresponde a la educación tradicional, basada en la transmisión de conocimientos y valores de una generación a otra, del profesor al alumno, del que sabe al que no sabe, es la denominada educación bancaria: el educador deposita conocimientos en la mente del educando, los ejes del método son el profesor y el texto, los programas de estudio son frondosos y basados en los conceptos que el profesor considera importantes, se da poca importancia al diálogo y a la participación, se valora mucho el dato y muy poco el concepto, se premia la memorización y se castiga la reproducción poco fiel, la elaboración personal del educando es reprimida como error.

Consecuencias cuestionables: los alumnos se habitúan a la pasividad y no desarrollan su propia capacidad de razonar y su conciencia crítica., se establece una relación verticalista, se fomenta una estructura mental de acatamiento al autoritarismo, en virtud del régimen de notas (premios y castigos) se fomenta el individualismo y la competencia en perjuicio de la solidaridad y los valores comunitarios.
Objetivo: que el alumno aprenda. El indicador que utilizará el educador en este modelo para evaluar su producto, sería siempre: ¿El alumno sabe (la lección, la asignatura) ¿ha aprendido?. Cuando en verdad, el resultado es que no aprende, sino que memoriza, repite y luego olvida. No asimila, porque no hay asimilación sin participación, sin elaboración personal; los educandos adquieren una mente cerrada o dogmática, incapaz de juzgar los mensajes recibidos por sus propios méritos, independientemente de la autoridad de la fuente; el educando se hace inseguro, pierde su autoestima, siente que no sabe, que no vale.



SEGUNDO MODELO: EDUCACIÓN QUE PONE ÉNFASIS EN LOS EFECTOS:
Modelo exógeno, considera al educando como objeto.

Características: es un modelo exógeno, cuestiona el modelo tradicional, da mucha importancia a la motivación, rechaza el modelo libresco y los programas frondosos, plantea una comunicación con retroalimentación por parte del destinatario, postula como objetivo el cambio de actitudes, es un método activo, propone acciones, se preocupa mucho de evaluar el resultado de las mismas, el eje es el programador. El trabajo de enseñar se deja para materiales escritos o audiovisuales, máquinas de enseñar, computadoras, etc., el planeamiento de la instrucción y su programación se encara como una ingeniería del comportamiento, se da una apariencia de participación de los educandos, se da una seudo participación, los contenidos y los objetivos ya están definidos de antemano.

Consecuencias cuestionables: al ser establecidos los objetivos de manera específica y rígida por el programador, el educando se acostumbra a ser guiados por otros. El suministro de enseñanza en forma individual tiende a aislar a las personas, a no dar ocasión a la actividad cooperativa y solidaria, tiende a desarrollar la competitividad. Desde el punto de vista de los valores sociales, por la vía de la recompensa individual inmediata, se implantan o refuerzan valores de carácter mercantil o utilitario, tales como el éxito material como criterio de valoración, el consumismo, el individualismo y el lucro. El método no favorece el desarrollo del raciocinio, de la creatividad y de la conciencia crítica. Tampoco favorece la inter-relación, la integración de los conocimientos adquiridos, la capacidad de analizar la realidad en forma global, de sacar consecuencias; no se promueve la participación, la autogestión, la toma autónoma de decisiones; y desde el punto de vista sociopolítico es obvio que este modelo de educación tiene un efecto domesticador, de adaptación al statu quo.
Objetivo: Que el alumno haga. Si se calificó al primer modelo de bancario, este muy bien podría calificarse como manipulador.


TERCER MODELO: EDUCACIÓN QUE PONE ÉNFASIS EN EL PROCESO:
Modelo endógeno, donde el educando es considerado como sujeto.

Características: es considerada un proceso endógeno, de acción- reflexión- acción que el hombre realiza junto a otros hombres para transformarse, es una educación problematizadora, busca que el sujeto aprenda a aprender, que pase de una conciencia ingenua a una crítica, se basa en la participación activa del sujeto en el proceso educativo y forma para la participación en la sociedad, es un modelo autogestionario; no rechaza el error, siempre hay aprendizajes, no rechaza el conflicto, lo asume y lo considera como una fuerza generadora de crecimiento, es una educación grupal, reflexiva, crítica, transformadora, permanente, exalta los valores comunitarios, la solidaridad, la cooperación, en donde el profesor ejerce un rol de animador y facilitador del aprendizaje.

Consecuencias cuestionables: Entender mal la educación autogestionaria, exagerarla y absolutizarla.

Objetivo: que el sujeto piense y que ese pensar lo lleve a transformar su realidad.
Es importante destacar que Mario Kaplun aclara que estos modelos no se dan nunca químicamente puros en la realidad sino un tanto entremezclados y que los tres se encuentran presentes en distintas proporciones, según en dónde esté el énfasis del proceso en las diversas acciones educativas concretas.





Bibliografía
• KAPLÚN, M. (1998). Una pedagogía de la comunicación [versión electrónica]. Disponible en
http://www.scribd.com/doc/6881539/Mario-Kaplun-Una-Pedagogia-de-la-comunicacion

No hay comentarios:

Publicar un comentario